¡Amén al Mole Negro! (México I)

Llegar a México y te reciban con mole, es casi una maldad, ya tus referencias culinarias cambiaran por mucho y necesitaras ese sabor siempre en tu vida. El gusto por el picante es evidente en muchas de sus preparaciones, pero es un festín palatino las combinaciones entre frutas y polvos colorados que avivan esas sensaciones... Leer más →

Café orgánico barines en el Cafetal de Anselmo

Vía la Laguna, por el sector El Molino en Calderas, indican los lugareños, se encuentra el señor Anselmo Berrios, simpático hombre de palabra reposada, delgado y de sonrisa permanente. Dice que inició hace aproximadamente cinco años este proyecto de turismo y cultivo sostenible llamado “el Cafetal de Anselmo”. Son pocas hectáreas que conservan algunos varietales de... Leer más →

Santos días para comer roedores y cocodrilos

Son siete los días que conmemoran, en la religión católica, el vía crucis de Jesús Cristo. Este número se hace presente en varias actividades que realzan el fervor cristiano y buscan la redención cumpliendo ciertas tareas: consumir los siete platos o siete potajes, visitar siete templos, todo al parecer representando las siete caídas del personaje, sufridas durante... Leer más →

El Changuango, ancestral tubérculo del llano

La época de sequía en los llanos suroccidentales venezolanos y los llanos orientales colombianos, resguardan bajo tierra, la blanda textura de un tubérculo que aún se consume por etnias y pobladores  establecidos desde tiempos inmemorables a lo largo de infinitas planicies que van desde Barinas, pasando por Apure, para terminar en Arauca. Es el Changuango... Leer más →

Inolvidables noches de Vino y Queso en Madrid

Madrid me entregó una extensa muestra gastronómica, además de personajes entrañables con los cuales compartí muchas palabras, ingredientes, cervezas, vinos, alas de pollo, papas, caminar entre mares de servilletas y huesillos en el piso de un bar a reventar, riendo mientras se ponía a prueba el equilibrio para no caer al pasar alguno. Además de... Leer más →

Dulce sorpresa del llano, el Guásimo

“Papa, te tengo unas pepas que me regalaron que tenia años sin probar, seguro te gustan” dijo mi madre, y de hecho si, me encantaron estas pepas. Eran arrugadas, duras, secas, parecían moras deshidratadas hasta el extremo de quedar petrificadas, pero, al acercarlas a las fosas nasales, desprendían un aroma único, como un montón de... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑