Dulce sorpresa del llano, el Guásimo

Imagen

Guásimos

“Papa, te tengo unas pepas que me regalaron que tenia años sin probar, seguro te gustan” dijo mi madre, y de hecho si, me encantaron estas pepas. Eran arrugadas, duras, secas, parecían moras deshidratadas hasta el extremo de quedar petrificadas, pero, al acercarlas a las fosas nasales, desprendían un aroma único, como un montón de bayas de bosque en un solo elemento.

De un árbol muy común en los parajes llaneros venezolanos, el Guásimo, al investigar un poco resulta que están regados por gran parte del continente suramericano y centroamericano. A este fruto lo describe el botánico Jesús Hoyos en su libro Frutales en Venezuela, así: “…son cápsulas leñosas, verrugosas, de forma globosa, de 2 a 4cm de largo, de color verde al principio se tornan negruzcos al madurar, se abren en el ápice o por poros irregularmente y contienen muchas semillas pequeñas. Suelen estar presentes la mayor parte del año” y se aprecia en los potreros, ya que sus hojas y frutas encantan al ganado bovino y al parecer estimula la producción de leche en las vacas.

Además de esos atributos, me entero que es un árbol excelente para la reforestación por su capacidad de adaptarse a varios tipos de terrenos, necesitar poca agua y soportar muy bien largas exposiciones al fuerte sol.

Bajo su sombra la gente del campo disfrutaba de sus frutos, al poseer en su interior una sustancia mucilaginosa, es decir gelatinosa y también es astringente, al dejarse un largo tiempo en boca van apareciendo poco a poco estas sustancias de dulce sabor.

Por mi parte las preparé siguiendo las indicaciones de la abuela, en una bebida fresca, que se realiza simplemente primero lavando y luego machacando un puñado de frutos Guásimos, para dejarlos en un litro de agua fría, se mantiene reservada la jarra por mínimo una hora, se cuela, se puede agregar azúcar, papelón (piloncillo en México) o miel, unos cubos de hielo, y se disfruta de un líquido para apaciguar los intensos calores de estas tierras barinesas.

Como crecen en todos lados, por lo menos en la ciudad de Barinas, es oportunidad única el tratar de experimentar un poco más con la rica fruta, pensando en que puede llegar a estar muy bien en postres, combinando con algunas hierbas frescas y aromáticas, o en algún tipo de jalea. A quienes identifiquen esta dura y rugosa cápsula, prueben la sencilla receta antes descrita, alejando el sofocante calor con un sabor particular y que está al alcance de todos, solo hay que estar atentos en patios, aceras, campos, o cualquier zona arborizada.

Nombre científico: Guazuma ulmifolia.

Otros nombres: guásuma, guácima, guásima, guásima de caballo.

Anuncios

10 comentarios en “Dulce sorpresa del llano, el Guásimo

  1. Este fruto, sirve como perfumante y sabroseador de una bebida que se hace con un producto de Venezuela La Caña Clara, un licor que es un derivado de la caña de azucar, sus semillas que tienen ese aroma y un sabor dulson se introducen en una botella con este licor y a los pocos dias esa bebida cambia de aspecto y sabor, agadable al paladar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s