¡Es domingo y quiero costillas!

Así amanezco algunos domingos, demandante, ansioso, viendo el tiempo acercarse a la hora de la comida. Desde que visité el comedor El Bichón hace unos dos años, esa necesidad se estableció con una cerveza fría de antesala a ese plato largo, de plástico, llegaron por primera vez, frente a mí, aquellas deliciosas costillas. El Bichón, […]